COVID-19, el virus que detuvo el mundo

A lo largo de la historia de la humanidad, el mundo ha experimentado diversas pandemias, algunas con la capacidad suficiente para reducir considerablemente la población mundial. Por esta razón, la ciencia se mantiene en una carrera constante contra los microorganismos que permanentemente se mantienen cambiando, mutando, transformándose en verdaderas amenazas para la paz mundial. A pesar de que han habido otras situaciones complicadas y potencialmente mortíferas en el planeta, la realidad es que se puede decir que, sin duda, las pandemias son las que despiertan un terror natural en las personas, tocando una fibra muy sensible en el pensamiento humano, por lo que es común, que la gente entre literalmente en pánico, una vez que una pandemia amenaza la vida.

El 2019 fue un año muy complicado, pero en cierta manera estable. Los cambios políticos, problemas de migración en Europa, África, Sudamérica; controversias políticas en Norteamérica, conflictos en Medio Oriente y tensión en Asia, fueron parte de la cotidianidad, nada que saliera de lo que se está acostumbrado a ver en las noticias. Sin embargo, comenzando el año 2020, se desencadenó una serie de eventos que llamaron la atención de todo el mundo; comenzando por las intenciones de guerra que hubo entre Irán y EEUU, después del ataque aéreo con drones realizado por este último, en el que se dio de baja a Soleimani, una importante figura política y militar en ese país y Medio Oriente.

Pero sin duda, esto fue solo un abreboca a lo que vendría después, cuando un tipo de virus corona, mutó y se transformó en lo que sería la mayor pandemia en el mundo en siglos, llegando a haber infectados en todos y cada uno de los continentes del planeta Tierra. Esto sin duda alguna ha causado el pánico a nivel mundial, debido principalmente a la manera en la que este virus afecta la salud y especialmente las vías respiratorias, causando una muerte lenta y desgastante, sin la posibilidad de estar acompañados por su familia, ya que el nivel de contagio de la enfermedad es muy alto, haciendo que una vez en contacto con una persona infectada, el contagio sea casi imposible de evitar. Se trata del Coronavirus, cuyo nombre técnico es Covid-19, un tipo de virus que tuvo su epicentro en Wuhan, China, a finales del añ0 2019. Desde entonces, se ha especulado mucho acerca de esta enfermedad, su origen y su verdadera tasa de mortalidad, no solamente en su país de origen, sino en el resto del mundo, ya que los muchos gobiernos lo piensan 2 veces, antes de revelar cifras que puedan poner en tela de juicio su gestión ante la crisis.

Imagen microscópica del virus COVID-19

Supuesto Origen del Coronavirus

El Covid-19 se originó aparentemente en Wuhan, China. Se dice que es un virus que proviene de los murciélagos y las serpientes, por lo que muchos asumen que la mutación de este virus y su entrada al organismo humano se realizó al comer algunas de estas dos especies. Se sabe que en estas regiones, las costumbres alimenticias son totalmente distintas y hasta extrañas, en comparación a la dieta común Occidental, razón por la que esta teoría ha sido una de las más aceptadas, como el posible origen del Coronavirus. En menos de 1 año, la tasa de mortalidad oficial del Coronavirus hasta ahora en el mundo, al día de hoy 4 de Abril de 2020, asciende a casi hasta las 70.000 muertes y más de 1 millón de infectados, según la Organización Mundial de la Salud. Sin mencionar las cifras no oficiales, las cuales distan considerablemente de las cifras oficiales.

Se ha dicho, que la responsabilidad de la propagación del virus ha sido directamente de China, ya que ante los primeros brotes, no se tomaron las medidas correspondientes para evitar que este traspasara sus fronteras. Esto, sumado a la extrema censura de los medios de ese país por parte del gobierno, ha causado que exista mucha especulación al respecto. En redes sociales se han filtrado videos que se han vuelto virales, de personas y especialmente de médicos que afirman que el virus es aún más peligroso y dañino de lo que se ha hecho creer desde el gigante asiático, y que las cifras de infectados y muertos asciende cada día más, hasta un punto en que se ha hecho casi insostenible la situación. No obstante, según el gobierno chino, se ha afirmado que la nación ha podido estabilizar la curva de contagios por coronavirus y que están tomando el control de la situación. No obstante, por medio de estos videos se han visto a personas haciendo fila para ser atendidos en centros médicos en total desesperación. Personas desplomándose de repente sobre el pavimento producto del virus, entre otras imágenes más fuertes e incluso perturbadoras que solo se han hecho públicas a través de las redes y no por los medios de comunicación oficiales.

Wuhan, China

La cuarentena mundial

En todo el mundo se ha adoptado el plan de contingencia que consiste en aislar a la población manteniéndolas en sus casas. La cuarentena, históricamente ha demostrado ser una medida eficiente en el control de la transmisión y contagio de enfermedades, pero que a nivel económico y político es sostenible solo en un corto plazo, pues las consecuencias de la cuarentena y el aislamiento social puede provocar verdaderos estragos mercantiles y comerciales que ya han empezado a sentirse en los valores de las acciones a nivel mundial, siendo fielmente reflejadas en la bolsa de valores de Nueva York en Wall Street; lo que muchos estiman, que sus consecuencias para la población mundial sería incluso más devastadora que el virus mismo.

Todo esto coloca al planeta en una situación desesperante y de dilema profundo: trabajar para producir dinero y mantener la calidad de vida, arriesgándose al contagio y la muerte; o a quedarse en la seguridad de su casa hasta que inevitablemente se agoten los recursos del hogar. Esto ha producido desempleos masivos, el cierre de miles de pequeñas y medianas empresas, lo que ha afectado a gran parte de la población mundial y ha puesto en peligro la sustentabilidad familiar de muchos hogares. Es por esto, que en muchos países del mundo las medidas de cuarentena no se han respetado en su totalidad, sumado también por supuesto, al hecho de que muchas personas no han tomado en serio el peligro que representa la pandemia. Esto se ha visto fielmente reflejado en Italia, país en el que los casos de infectados han superado incluso China, lugar donde se originó el virus. En el país europeo han llegado a darse un promedio de 500 muertes por día, por lo que a través de algunos medios se pudieron observar funerales masivos.

Mercado de Wuhan cerrado por cuarentena

¿Quiénes son los más afectados por el COVID-19?

El Coronavirus tiende a afectar principalmente a adultos que superan la edad de 60 años, o personas con alguna enfermedad preexistente crónica. Consiste en un virus que afecta principalmente las vías respiratorias, cortando el suministro de aire a los pulmones, haciendo que la persona muera lentamente por asfixia. En el caso de enfermedades preexistentes, el virus puede desencadenar diferentes efectos que pueden empeorar la situación y acelerar el proceso de muerte. Según la ciencia y la OMS, hoy se sabe que el virus se transmite a través del contacto con superficies contaminadas con el virus. Este puede permanecer vivo en diversas superficies, por diferentes períodos de tiempo, según el tipo de superficie en el que se encuentre. Razón por la que el lavado de manos se ha vuelto prioritario como medida de seguridad y de higiene para prevenir el contagio, ya que una vez que el virus entra en contacto con los ojos, la nariz o la boca e ingresa al organismo, el contagio es seguro.

Uno de los aspectos más escalofriantes de este tipo de virus corona, es que es totalmente asintomático durante los primeros 14 días. Razón por la que una persona infectada, podría contaminar a un gran número de personas antes de darse cuenta que es portador del virus. Razón por la que la tasa de contagios a nivel mundial asciende exponencialmente con cada día. Recién ahora, después de aproximadamente 4 o 5 meses del comienzo de la pandemia, es que muchos gobiernos están tomando las medidas pertinentes para afrontar la crisis. Por primera vez en siglos, el planeta Tierra está en una misma situación sanitaria. Todo el mundo se encuentra paralizado a nivel social, y se estima que las consecuencias por esto serán sin duda difíciles de afrontar.

El Coronavirus en los medios

Pero a pesar de la masificación de las noticias a través de los medios, y por supuesto del amarillismo mediático en muchos casos; el Coronavirus no ha sido la peor pandemia experimentada por la humanidad a lo largo de su historia, ni de lejos la más mortal, como lo fue en su momento, por ejemplo, la peste bubónica o Peste Negra del siglo XIV, que mató a más de 70 millones de personas en apenas 6 años; o la gripe española que alcanzo casi los 60 millones de fallecidos. De hecho, el Coronavirus tiene una tasa de mortalidad muy baja, de casi el 5%, en los que en algunos casos, muchas personas pueden no llegar a presentar síntomas importantes, sanándose fácilmente. No obstante, no es algo que deba darse por sentado, sino que se deben mantener las medidas de higiene y de prevención dictados por la OMS para garantizar la salud y evitar posibles consecuencias.

No se sabe exactamente cuanto pueda durar esta pandemia, cuantos infectados faltan por aparecer; muchos países como en Estados Unidos aseguran que de hecho aún no han alcanzado el pico de contagios en esa nación, por lo que se espera un aumento de estos por lo menos hasta mediados del mes de Abril, en donde estiman, puedan controlar la curva de contagios. El mundo se encuentra ahora mismo en una incertidumbre masiva, esperando a que las cosas puedan volver a la normalidad. Pero cabe hacerse una pregunta: ¿Cuándo estaremos a salvo del Coronavirus? pues después que acabe la cuarentena, es posible que aún existan casos no detectados de esta enfermedad que puedan seguir contagiando e incluso llevando a la muerte a otras personas. Las naciones más poderosas del mundo se han unido en búsqueda de una cura que aún no llega. Hasta entonces, el mundo permanecerá dormido, sin personas en las calles, como una especie de película apocalíptica llena de escenas surrealistas. Lo que sí es cierto, es que es preocupante que si el Coronavirus ha hecho estragos en países desarrollados y del Primer Mundo, ¿Qué pasará cuando ataque a naciones menos favorecidas y desarrolladas? ¿Está tu país preparado para afrontar esta pandemia? En pleno siglo XXI, la humanidad ha afrontado una buena dosis de las consecuencias de lo que podemos provocar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: