El fin del mundo, ¿mito o realidad?

Desde que existen registros escritos de la raza humana, dos cosas han estado siempre presentes en sus culturas, aun en las más arcaicas conocidas; la primera, en la creencia de seres superiores que controlan el curso de la vida; y la segunda, el inevitable final del mundo conocido. Pero ¿es el fin del mundo un hecho comprobable, o se trata solo de simples mitos milenarios?


El fin del mundo en la antigüedad

Culturas antiguas han predicho en diversos escritos, cantos o relatos, un final para el mundo conocido y para la raza humana. Desde los antiguos griegos, judíos, persas e indúes; hasta los incas y mayas, han hablado de catástrofes o desastres de origen natural que derivarán en la extinción de la vida, o por lo menos la mayor parte de ella sobre la tierra. Así como el cristianismo tiene el libro de las Revelaciones, como un perfecto epílogo de lo que existe, están también otras profecías como las de Nostradamus, las cuales se han vuelto famosas a lo largo del tiempo por sus aparentes aciertos en eventos importantes que han estremecido el statu quo de la sociedad a nivel mundial. Si es cierto que hoy en día, estas predicciones y afirmaciones apocalípticas han quedado de lado para gran parte del mundo, llama poderosamente la atención que culturas y religiones que nada tienen que ver una con la otra, que han existido en tiempos y lugares geográficos diferentes, concuerden en un aparatoso final, inevitable e insalvable.


El calendario Maya

Para finales de 2011 e inicios de 2012 se comenzó a correr un escalofriante rumor que sin duda le helaría la sangre a algunos. Se trataba de un misterioso calendario de origen maya que aparentemente predecía un acontecimiento de magnitud astronómica, que derivaría en catástrofes naturales que involucraría incluso a eventos anormales a nivel del Sistema Solar. El calendario básicamente habla de un 4to ciclo vital de todo lo que existe, incluyendo a los humanos, que según las cuentas y estudios de los expertos, iniciaba alrededor del 3100 A.C y finalizaría dramáticamente el 21 de Diciembre de 2012, completando de esta manera un ciclo de 13 baktún. A pesar de haber causado alboroto y alarma en algunos lugares del mundo, hoy podemos afirmar con certeza, que por lo menos esa interpretación estaba errada o lamentablemente los mayas calcularon mal el desastroso final del mundo. ¿Pero el final del mundo es una creencia basada en la religión o hay evidencia científica de esto?


El fin del mundo y la evidencia actual

Hasta este punto solo hemos hablado de predicciones asociadas con la religión, culturas o creencias. ¿Pero hay alguna evidencia científica que avale o desmienta estas afirmaciones? Para ello, haremos un recuento de algunos acontecimientos interesantes en la historia moderna mundial. Desde la primera Guerra Mundial en 1914 y la Segunda Guerra en 1939, se creía que había llegado el apocalipsis, pues nunca antes la humanidad había presenciado una masacre humana a tal escala. Sin embargo el mundo continuó y se desarrolló al punto en el que nos encontramos hoy en día. Muchas profecías hablan del fin del mundo debido a una gran guerra, pero ¿es esto posible? Aunque no ha habido otra conflagración general como las dos grandes guerras del siglo pasado, un detalle a considerar es que nunca antes las naciones tenían el potencial de destruir toda la humanidad como la tienen hoy en día gracias al desarrollo de armas nucleares de destrucción masiva. Se estima que en el mundo hay suficiente armamento nuclear para destruir el equivalente a dos planetas Tierra.

Por otro lado, desde el año 2008 el manto y la corteza de la Tierra han comenzado a tener un comportamiento fuera de lo común. Los terremotos de más de 7 grados de magnitud en la escala de Richter se han vuelto más comunes. Según la Earthquake Statistics desde 2016 hasta el 2018 se han contabilizado a nivel mundial más de 39.979 terremotos. El Cinturón de Fuego del Pacífico ha tenido una actividad sísmica inusual en los últimos 2 años, causando grandes terremotos y tsunamis.

En tiempos modernos vimos el surgimiento de enfermedades como el Ébola, la cual puso al mundo en jaque, a punto de convertirse en una pandemia. Eso sin mencionar el cambio climático, el calentamiento global, la enorme contaminación de la atmósfera junto a la destrucción a gran escala de la capa de ozono, que parecieran llevarnos al inevitable final.  

¿Y qué dice la ciencia?

Científicamente el mundo como lo conocemos ya ha experimentado no uno, ni dos, sino 5 extinciones masivas que han acabado con por lo menos el 90% de la vida del planeta, por lo que no es descabellado pensar que el mundo de hoy, posiblemente va a acabar en algún momento; ya sea por el impacto de un asteroide, la destrucción del campo magnético, entre otras. Una de las teorías científicas se basa en el agrandamiento del Sol, a causa de su crecimiento natural, el cual llegará a convertirse en lo que se conoce como una “Gigante Roja” la cual crecerá y generará tanto calor que devorará con su fuego a los planetas cercanos, incluyendo a la Tierra. De hecho ya hay planes espaciales de colonización de otros planetas como una especie de seguro para el futuro, aunque aún esto se ve bastante lejano.

Puede que la ciencia tenga razón, o la religión la tenga; independientemente de lo que creas, parece que el fin llegará algún día, y es por eso que el esfuerzo por retrasar y prevenir su llegada a corto plazo dependerá en gran medida, de la actitud y las acciones que tomemos hoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: